Aqualogy

AQUABLOG
Espacio de opinión sobre el agua y sus retos

27 noviembre 2015

La cumbre por el clima más decisiva

Canvi_Climàtic_1_Aquablog

Estamos a escasos días de la celebración de una de las cumbres mundiales más importantes de este siglo, la 21a Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la COP21.

Esta cumbre tiene como objetivo marcar un antes y un después en los acuerdos internacionales para la revisión de los objetivos y los compromisos de los países frente al cambio climático, renovando completamente el Protocolo de Kioto. La relevancia de este encuentro para el futuro del planeta es crucial y la implicación de todos los países, tanto los desarrollados como los que están en vías de desarrollo, es uno de los mayores retos para cambiar la tendencia del rápido incremento de la temperatura media del planeta y sus consecuencias.

El cambio climático es una evidencia demostrada científicamente, esto ya nadie lo duda. Pero la acción frente a esta situación no ha dejado de encontrar obstáculos en el camino, principalmente por intereses de gobiernos y lobbies industriales que pretenden proteger su desarrollo económico actual frente a la búsqueda de un crecimiento sostenible.

Hay motivos alentadores para pensar que el futuro acuerdo será más global. La voluntad de actuar colectivamente para limitar el aumento de la temperatura media del planeta por debajo de los dos grados, se ha visto traducida en que 195 países han aprobado el borrador a negociar en la COP21 de París.

Por otra parte, 156 países han manifestado ya, en las reuniones preparatorias, sus contribuciones individuales en términos de reducción de emisiones que serán negociados durante la COP21. Los principales países generadores de emisiones de carbono, como Estados Unidos o China, participan activamente para la negociación del documento en esta cumbre, y otros países en desarrollo, como Brasil, India o México, serán relevantes también en los acuerdos.

Resulta evidente que, en este contexto, el liderazgo de los gobiernos será clave durante todo proceso. Pero también lo será la implicación de las empresas.

La posición de nuestra organización, como referente en agua y residuos, ha sido, en este sentido, clara y sólida. Se ha traducido en 12 nuevos compromisos, publicados el pasado 1 de octubre, que abarcan medidas relacionadas con el agua y también con los residuos. Compromisos que se materializan en acciones concretas, como el desarrollo de planes de resiliencia frente a los efectos del cambio climático para nuestros clientes; la promoción de diferentes usos del agua multiplicando por tres la capacidad de producción de aguas alternativas, y el ahorro del equivalente al consumo de agua de una gran ciudad (una de dos millones de habitantes) de aquí a 2020.

Se trata, nada más y nada menos, de integrar la economía circular en el eje vertebrador de una organización. De incluir la acción climática tanto en las estrategias de largo plazo como en el funcionamiento cotidiano. Porque el éxito de la COP21 también depende de las empresas y de su interés, prontitud y responsabilidad en adoptar un papel activo al convertirse en un agente multiplicador en la lucha contra el cambio climático.

Esta cumbre es más que una invitación para encontrar soluciones globales a partir de una mirada colectiva. Es una oportunidad idónea para establecer unas nuevas reglas del juego. Un nuevo protocolo, un instrumento jurídico por el clima que será válido a partir de 2020 y que favorecerá la transición hacia un modelo de desarrollo sostenible, menos intensivo en emisiones de carbono. Establecer unas bases sólidas para un futuro sostenible es cosa de todos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *